Salud, propiedad raíz... Los beneficios de vivir junto al mar

Vivir junto al mar puede mejorar su vida, ya sea en cuanto a su salud o a su bolsillo. Pero, ¿conoce la larga lista de beneficios?
Cada año, miles de turistas se dirigen hacia las playas de Francia, Italia y España. En Francia, una reciente encuesta de IPSOS para el CNDP reveló que nada menos que el 44% de los franceses querría vivir junto al mar, y el 54% de los que ya se han instalado allí no tiene intención de marcharse. Estas personas han comprendido claramente que el mar ofrece numerosas ventajas.

Entre los beneficios más mencionados están la mejora de la salud mental y física, dormir mejor, mejorar la calidad de vida... pero también, las oportunidades inmobiliarias. Invertir en propiedades junto al mar es muy lucrativo y promete un excelente rendimiento gracias al alquiler.

 

 

1. Los beneficios del mar para la salud

Vivir junto al mar ayuda a mejorar la salud mental.

El sonido del agua y el chapoteo de las olas tienen un efecto calmante que reduce el estrés. Tener un encantador apartamento al lado del mar permite disfrutar de este espectáculo cada mañana y dormirse con el murmullo de las olas.

Cargado de iones negativos, el aire marino favorece la producción de serotonina, la cual regula el humor y el sueño, mejora la respiración y aumenta la energía. Así que no es de extrañar que un paseo por la costa o un día en la playa sea tan agotador como revitalizante.

Estar cerca del mar también tiene beneficios físicos. Si el mar es bueno para la cabeza, también lo es para el corazón.

Vivir en un piso o una casa junto al mar permite disfrutar de todos los beneficios de la brisa marina y practicar actividades deportivas especialmente agradables, como la natación, la vela, el surf, el submarinismo, etc.

 

2. Vivir junto al mar significa reconectar con la naturaleza

La costa es un lugar que inspira y que permite respirar. El aire está menos contaminado en las zonas costeras que en las grandes ciudades del interior.

Elegir vivir en la costa significa amar el mar y querer protegerlo, respetar la ley de costas o su equivalente según el país. También significa optar por una construcción respetuosa con el medio ambiente y elegir nuevas promociones inmobiliarias que conserven el entorno natural.

Junto a la flora, existe asimismo una fauna rica y diversa que hay que preservar. La costa atrae a muchos amantes de la naturaleza que desean invertir en viviendas más sostenibles y ecorresponsables.

 

3. El mar, el lugar perfecto para la inversión inmobiliaria

Una propiedad es un activo que se revaloriza año tras año. Ya sea una casa junto al mar o en el campo, convertirse en propietario significa ahorrar para el futuro.

Comprar una propiedad cerca del mar ofrece una buena rentabilidad para alquileres a largo plazo. Con la compra de un estudio o un piso junto al mar, un inversor puede conseguir una rentabilidad del 6%. Esta tasa será menor para una casa o propiedad más cara.

Para un alquiler de temporada tipo Airbnb en una región turística como la Costa Azul o la Costa Vasca en Francia, la tasa de rentabilidad puede llegar al 10%.

Cuando se compra un piso o una casa en una residencia turística en Francia, la residencia se encarga de la gestión del alquiler, y el rendimiento del alquiler se sitúa en torno al 4%, al tiempo que se recupera el 20% de IVA. Los compradores también se benefician del estatuto LMNP (alquiler amueblado no profesional) para ganancias inferiores a 23.000 euros.

El rendimiento de los alquileres varía según la región o el país. España, por ejemplo, es un país atractivo para la inversión en alquiler, con una rentabilidad media superior al 6%.

Con el mar como único horizonte, un clima suave y agradable, paisajes magníficos y excelentes oportunidades inmobiliarias, elegir vivir junto al mar es, sin duda, mejorar su calidad de vida.

Meretdemeures.com


*Sondeo IPSOS CNDP: Encuesta sobre los franceses y el mar
Archivo